HUMANIDAD

5 antiguas emociones que el humano ya no siente como hace siglos

Aunque suele pensarse que las emociones humanas son estáticas y universales, las palabras con que las definimos cambian según cada país y, especialmente, con el correr del  tiempo. La experta del Centro para la Historia de la Emociones, del Reino Unido, en diálogo con la BBC, explicó cómo las emociones han evolucionado. Estas son algunas de las más notables.

 

Acedía: se trata de una emoción sumamente específica, que solían experimentar los hombres medievales, más precisamente los monjes del claustro monástico. Generalmente, esta emoción, que brotaba de una crisis espiritual, generaba experiencias de desazón, desgano, apatía y el deseo de abandonar la vida santa.

Frenesí: es otra de las emociones típicamente medievales, hoy, con un significado muy distinto. El hombre que lo sentía, padecía una agitación exacerbada, con ataques de furiosa violencia. A diferencia de lo que hoy pasa con las emociones, internas y medianamente controlables, el frenesí era algo irrefrenable.

Melancolía: si bien hoy se percibe como un sentimiento similar a la tristeza, aunque calma y contemplativa, en el pasado se asociaba con una sensación física, atribuida a un exceso de bilis negra. La melancolía estaba asociada con el miedo.

Nostalgia: es otra de las emociones cuyo significado ha variado con el correr del tiempo, a tal punto, que en el pasado estaba vinculada con una enfermedad física. Hacia el siglo XVIII, estaba asociada a los marineros, que la padecían al estar lejos de su casa y anhelando el regreso.

Hipocondría: hacia el siglo XIX, esta emoción adquirió connotaciones meramente emocionales. Sin embargo, anteriormente, se trataba de la versión masculina de aquello que en la época victoriana se llamaba histeria. Estaba asociada con el cansancio, el  dolor y problemas digestivos.

 


Fuente: bbc.com

Imagen: Shutterstock