HUMANIDAD

Anton van Leeuwenhoek, el hombre que descubrió los espermatozoides

Corría el año 1677, cuando Anton van Leeuwenhoek, un comerciante textil de origen holandés, decidió examinar su propio esperma a nivel microscópico. Ajeno al ámbito académico o científico, el hombre se dejó guiar por la propia curiosidad y aprovechó las lupas que solía usar para corroborar la calidad de las telas que compraba.

Además de un comerciante experto, Anton van Leeuwenhoek era un autodidacta, curioso y creativo, que fabricaba sus propias lupas, llevando a tal punto su perfeccionamiento, que las lentes funcionaban como verdaderos microscopios. Lo que aparentemente era un pasatiempo, resultó ser uno de los hallazgos más trascendentes de la biología.

Cuando el comerciante analizó por primera vez su esperma, mediante un aumento que dio visibilidad a los espermatozoides, quedó conmovido por el hallazgo. Estaba en presencia de las células más pequeñas que posee el ser humano, unas 10 mil veces más pequeñas que un óvulo, a las que describió como el movimiento alocado de animálculos retorciéndose.

Aunque no era científico, ni hablaba inglés o latín, escribió una carta a la Royal Society de Londres, la institución europea más prestigiosa por entonces. Con fecha de noviembre de 1677, van Leeuwenhoek describía el descubrimiento de una multitud de animales pequeños, más de un millón, según dijo, meneándose con movimiento de serpiente.

Desde la Royal Society, solicitaron al comerciante que avanzara en sus observaciones con cuadrúpedos, lo que dio paso a la descripción de espermatozoides de otros mamíferos, aunque también de moluscos, anfibios y peces. Finalmente, llegaría a la conclusión de que la fertilización obedecía a la unión del esperma con el óvulo.

Este comerciante textil sería el primero en verificar la presencia de espermatozoides en las trompas de Falopio y también en el útero de las hembras. El descubrimiento fue tan asombroso, que recibió la visita de reyes y otras autoridades, atraídos por la noticia que revolucionó el conocimiento científico de la época.


Fuente: bbc.com

Imagen: Shutterstcok